Los lazos entre la fidelización, la tecnología y la gestión deportiva

La implementación de tecnología nueva en las instalaciones deportivas ha supuesto un cambio de paradigma en el tratamiento tanto del negocio como del cliente. De las antiguas organizaciones que, si bien tenían más o menos trato con el público, en función de la implicación de la empresa en la fidelización de los clientes, pasamos a un entorno altamente competitivo donde la inclusión de una tecnología de vanguardia de alta interacción con el consumidor ha llevado a una lucha por la permanencia de éste en la cartera de clientes, derivado de dicha competitividad.

La informática, el software especializado, tanto integrado en las máquinas de las instalaciones deportivas como en la gestión de éstas, y la aparición de las redes sociales y software de alta interacción como las APPs lleva a otro nivel la experiencia del usuario y el esfuerzo del gestor de las instalaciones.
Ahora los gimnasios y otras instalaciones pueden disponer de muchas ventajas proporcionadas por una tecnología bien gestionada, desde la centralización de la información, a los controles virtuales.

Porque mediante tarjetas o pulseras, se puede chequear desde las actividades que un cliente realiza hasta sus pagos puntuales y los periodos que pasa en las instalaciones. Mediante las APPs especialmente desarrolladas se puede fidelizar al cliente, con avisos sobre nuevas actividades, rendimiento de su propia actividad, interacción con sus gustos y redes sociales (puntal en el que ahora la transmisión de satisfacción se asienta), y también interacción con las instalaciones.

Las ofertas han pasado de los folletos anónimos a las ofertas hipersegmentadas que un buen gestor puede crear mediante software especializado para lanzar newsletters puntuales, ofertas de temporada al nombre directo del consumidor, y también con una interacción directa con la propia base de datos en la que se realiza el seguimiento del cliente.

Realmente, uno de los puntos que más nos puede facilitar la tecnología de gestión deportiva es el facilitarnos, con un buen uso, comprensión e inversión, la fidelización del cliente en un entorno donde la competencia asoma a cada comentario de las redes sociales. No solo es recomendable: es necesaria para la pervivencia y buen desarrollo del negocio deportivo.

Enviar un comentario