Las aptitudes y actitudes que debe tener un buen entrenador personal

Existen numerosos artículos y defensas de la figura del entrenador personal. Nosotros, en este caso, nos vamos centrar en los requisitos personales (los académicos los dejamos para otro momento) que debe tener un buen entrenador personal, para llevar a cabo su actividad con éxito y que suponga, realmente, convertirse en una referencia como profesional (de nuevo, el apartado de requisitos académicos y federativos, para otra ocasión, si queremos ser breves pero pertinentes).

Un entrenador personal debe desarrollar una serie de habilidades y buenas prácticas para llevar a cabo un trabajo de calidad que pasa por unos conocimientos sólidos y adecuados. Pero todos hemos conocido a gente y profesionales con vastos conocimientos incapaces de comunicarlos de forma efectiva.

Por lo tanto, un entrenador personal, a nuestro juicio, debe tener:

  • Versatilidad comunicativa: No a todos los clientes se llega de la misma manera. Algunos tienen unas metas distintas a otros. Unos pueden querer perder peso, otros mejorar su forma y otros prepararse para unas oposiciones. La capacidad para comunicarte con ellos a su nivel y explicar las prácticas de forma adecuada y eficaz es fundamental si quieres que sepan por qué deben hacer tal o cual ejercicio y qué finalidad tiene. (No es lo mismo la importancia del cardio para alguien que quiere perder peso que la implementación de ejercicios de flexión de pecho para alguien que se está preparando para unas oposiciones).
  • Capacidad motivacional: La motivación es fundamental para tus clientes. Los hay que vienen motivados y sólo necesitan pequeños toques de atención, pero hay otros que necesitan ser ayudados desde el minuto 1, y para quien el entrenador personal es una ayuda fundamental para realizar sus ejercicios y mejorar.
  • Empatía: El mundo de la atención al público es un universo en el que comprender qué quiere tu cliente es esencial. Debes ponerte en el lugar del cliente y averiguar qué quiere de cada sesión, hacerle entender de forma fácil y amena el por qué de los ejercicios, pero también hacerle llegar que todo forma parte de una planificación previa, que no hay nada improvisado y que, definitivamente, todo redunda en su salud.

Estas son una pinceladas a algunas aptitudes que un entrenador personal debe tener para poder llevar adelante su trabajo de la forma más eficaz y comprensible para sus clientes. Pero hay más, mucho más. En otra ocasión lo trataremos.

Resumen
Las aptitudes y actitudes que debe tener un buen entrenador personal
Título del artículo
Las aptitudes y actitudes que debe tener un buen entrenador personal

Enviar un comentario