Gastos Mensuales de un Gimnasio

Los gastos mensuales de un gimnasio no son pocos. Es normal y correcto que a la hora de montar un gimnasio te plantees cuáles son los gastos fijos y mensuales que tu negocio tendrá que soportar para así hacer una previsión de ingresos y ver si el negocio será rentable o no.

Es cierto que en esta última década los gimnasios han sufrido una disminución de los ingresos y por eso es cada vez más importante ajustar los costes fijos y sobre todo tenerlos bien controlados y previstos. A continuación te contamos cuáles son los gastos mensuales más importantes para un gimnasio de los que no podrás prescindir.

Gastos mensuales de un gimnasio

  1. Personal: Éste es, como en casi todas las empresas el gasto más importante y que más esfuerzo supondrá para tu gimnasio. Evidentemente, dependerá del número de servicios ofertados así como del tamaño del gimnasio cuánto dinero deberás reservar para esta partida. También es muy importante que incluyas tu sueldo como gasto de personal: éste es el punto que en muchas ocasiones se le olvida a los empresarios y lo que supone la diferencia de si el negocio es rentable o no.
  2. Alquiler o Compra: Si el local en el que planeas montar tu gimnasio es de tu propiedad ¡genial! Ya te habrás reducido uno de los costes mensuales más importantes. Si este no es tu caso, existe la opción de alquilarlo o comprarlo. Evidentemente, el riesgo de compra en un negocio que acaba de comenzar es mayor, porque si el negocio no funciona seguirás vinculado económicamente al local. Por lo general la forma de actuar más razonable es esperar a comprobar que el gimnasio es rentable y en ese momento plantearse si es beneficioso hacer una oferta al dueño del local para su compra. Así arriesgarás menos en los gastos mensuales de un gimnasio.
  3. Gastos económicos de las instalaciones: No pienses que una vez comprado o alquilado el material para tu gimnasio no deberás destinar algo de dinero mensualmente a las instalaciones. De hecho, en este tipo de negocios, hay que contar con un margen económico para averías, pérdidas de material, roturas, desperfectos… por un gimnasio pasan muchas personas diariamente y es normal que las instalaciones sufran más que en otra tipología de negocio. También debes tener en cuenta la luz, el agua o el gas como gasto importante ya que tendrás un alto consumo, así como gastos de lavandería y limpieza.

También es posible que necesites instalar tornos o portillos para la entrada al gimnasio y éstos suelen llevar una cuota de mantenimiento que implica tener un software de gestión para gimnasios que te de datos precisos sobre el tráfico en tu centro deportivo.

  1. Gastos económicos derivado de los servicios ofrecidos: La gestión de un gimnasio en sí ya conlleva gastos, y éstos se irán ampliando dependiendo de los servicios que éste ofrezca. Tener un negocio abierto tiene gastos solo por ofrecer el servicio aunque no se esté consumiendo: hablamos de la cuota de asesoría, la cuota de autónomos, impuestos, teléfono, internet… En este punto es necesario que te pares a pensar seriamente e intentar no desestimar ningún gasto para que las cuentas sean lo más realistas posibles: todo gasto suma, por pequeño que te parezca.
  2. Costos legales: Un gimnasio es un negocio susceptible de sufrir cualquier problema a nivel legal: un cliente puede caerse, una máquina puede estropearse… es por ese motivo que en tu plan de empresa debes tener en cuenta los costos legales que te va a generar abrir tranquil@ tu gimnasio todos los días: hablamos de seguros, tanto del local como de responsabilidad civil, así como los honorarios de un abogado que vaya resolviéndote cualquier pleito o inconveniente diario. De esta forma, sabrás que estás cumpliendo con todos los elementos necesarios para sentirte conforme y respladad@ en tu andadura profesional.

 

Enviar un comentario